Tipos de generadores eléctricos más utilizados para el área industrial

generador eléctrico, generadores de gasolina, generadores eléctricos, generadores eléctricos precios, venta de generadores eléctricos -

Tipos de generadores eléctricos más utilizados para el área industrial

Para las industrias, es indispensable que sus procesos sean continuos, lo que requiere un suministro constante de electricidad a sus maquinarias. Desafortunadamente, hay algunos imprevistos que cortan el flujo de energía, lo que deriva en paros operativos y pérdidas de valioso tiempo y dinero. Hay una solución para este problema y que toda planta o almacén precavido posee: el generador eléctrico.

Si no cuentan con uno, no pierdan la oportunidad de adquirirlo y disfrutar de sus beneficios, pero, antes de realizar una compra, es importante conocer los tipos de generadores en venta que más se usan y especifican para aplicaciones industriales. Estos se diferencian en los elementos que incorporan y en varios factores, como conexión, tipo de combustible, corriente, entre otros. Continúen esta publicación si desean más detalles.

Generadores según el combustible utilizado

Se trata quizá de la clasificación de generadores más conocida. Los más usados para aplicaciones industriales, debido a su gran capacidad y alcance son los grupos electrogenos de diésel y de gasolina. Ambos ofrecen ventajas particulares y presentan limitaciones que hacen más conveniente a uno que a otro.

En el caso de los equipos de diésel, requieren un combustible más asequible que la gasolina, pero presentan un defecto que es problemático para muchos usuarios: producen mucho ruido y emisiones. Pese a ello, ofrecen un excelente rendimiento y funcionan por largos periodos sin interrupciones. Por otra parte, los generadores de gasolina son silenciosos y prácticos, aunque requieren mayore inversiones operativas y funcionan en períodos menores que van entre cinco y ocho horas.

Generadores según el tipo de corriente

Hay dos tipos de fuente de corrientes con los que opera el generador eléctrico para la conversión del combustible en electricidad: dinamos y alternadores. En este último caso, operan de manera alterna, mientras que el primero es una fuente continua. Si bien presentan semejanzas en su funcionamiento (ya que operan según la inducción electromagnética), presentan diferencias en la recolección de energía.

La recolección mediante alternadores no implica pérdidas de energía en el proceso, por lo que se considera limpia, en cambio, si hay pérdidas en la dinamo, lo que igual conlleva pérdidas en la potencia.

Generadores según los tiempos

Los generadores operan con potencias de dos o cuatro tiempos (2T o 4T), lo que varía según el modelo. Ambos presentan ventajas y limitaciones, por ejemplo, la 2T es más asequible y no consume tanto combustible, aunque produce más ruidos, en cambio, la 4T tiene una vida útil más larga, lo que es conveniente a largo plazo.

Generadores según la conexión

Hay dos tipos de conexión: estacionario y portátil. Si bien ambos son útiles para las aplicaciones industriales, las empresas prefieren un generador eléctrico estacionario, debido a que funcionan durante más horas y tienen mayor potencia y capacidad de suministro para más equipos. Si sus aplicaciones son breves y no requieren altas cargas, conviene adquirir un equipo portátil, que es más asequible y se desplaza en múltiples puntos con ayuda de ruedas.

 

Generadores según la salida de energía

Hay dos tipos de fases de corriente que es importante conocer para comprar un generador eléctrico: de una o tres fases. Si en su negocio no utilizan tanta maquinaria, basta con una sola fuente de salida, por tal motivo, su mejor opción son los generadores monofásicos, en cambio, los ejemplares trifásicos son lo que necesitan si realizan producciones a gran escala o requieren altos suministros de electricidad.

Tecnología Avr y potencia requerida

Una vez dicho esto, consideramos relevante mencionar dos aspectos adicionales. El primero es la tecnología Avr o inverter. Se trata de un avance notable que evita daños en las maquinarias de proceso durante el suministro de electricidad. A ello se suma la estabilidad que brinda al flujo de corriente, lo que impide picos de voltaje. El segundo es la potencia requerida.

Sepan que los generadores tienen una capacidad en vatios específica que es importante sea la adecuada para alimentar a todos las maquinarias que requieran electricidad en situaciones críticas. Omitirla derivará en sobrecargas, que dañarán al equipo. Para conocer la potencia requerida (W), es necesario calcular el nivel de voltaje y amperaje que necesita cada maquinaria. 

Otra tecnología recomendada es la protección contra sobrecarga. Funciona como un interruptor que desactiva automáticamente el generador cuando detecta que hay un consumo más alto de vatios de los que produce.

Una vez que adquieran el modelo más conveniente, recuerden tomar algunas precauciones, por ejemplo, instalarlo en un sitio con buena ventilación para evitar problemas por las emisiones constantes y que el mismo punto se mantenga siempre limpio para evitar obstrucciones o infiltraciones. Mientras el equipo esté en marcha, no debe tocarse ni estar cerca de él. Con respecto al combustible, es importante almacenarlo en un sitio seguro.

Por ningún motivo operen el generador a su máxima capacidad. Los expertos recomiendan hacerlo entre un 70 y 80% para usar eficientemente el combustible y evitar daños en los componentes del equipo. Si tienen cualquier duda, acérquense a expertos para recibir asesoría.

En CGC podrán comprar generador eléctrico adecuado y de diferentes marcas para aplicaciones industriales. Soliciten más información a través de la línea +56 9 6249 0320 o envíen un mensaje a la dirección: jose.valenzuela@cgcweb.cl.